full screen background image
 
Martes, 02 Agosto 2016 15:44

¿QUÉ ENTRENAMOS CUANDO ENTRENAMOS? Destacado

Escrito por PROF. MARTÍN MACKEY
Valora este artículo
(0 votos)

el cerebro tambien puede ser ejercitado 01Cuando un entrenador entrena a alguien debe siempre tener presente que lo que está entrenando es el cerebro del jugador. No se entrena un músculo, una jugada, un ejercicio. Lo que se está entrenando a través de distintos recursos es el cerebro. Los músculos nos permiten movernos para realizar un movimiento, un ejercicio o una jugada pero es el cerebro el que les indica qué hacer o hacia dónde ir.

Todo lo que hacemos está comandado por el cerebro, por lo tanto debemos hacer entrenamientos que lo estimulen, desafíen a mejorar y a tomar decisiones permanentemente.

Desde nuestro nacimiento hasta que morimos vivimos en un proceso de aprendizaje permanente, aprender no es una opción, se aprende sí o sí. El cerebro tiene a la plasticidad como cualidad, que es lo que le permite reestructurarse continuamente en función de las experiencias que se viven y en base a esto adquirir nuevos conceptos y conductas.

El cerebro se construye todos los días y tiene dos fuerzas que los construyen. La fuerza genética, es la carga de cada persona al nacer, adquirida por la unión de los programas de sus familias materna y paterna, y la fuerza fenotípica que es la experiencia vital de cada uno de nosotros en el medio ambiente que nos rodea (la determinante circunstancial, el entorno al nacer y durante nuestro crecimiento, el incentivo recibido, el modo cómo nos enseñaron, etc.). El aprendizaje se debe a la asociación de la fuerza genética y la fuerza del medio ambiente.

Aprendemos todo, ese aprendizaje a su vez puede ser fisiológico, que se da por el simple hecho de vivir e interactuar con distintas experiencias o dirigido, es lo que aprendemos cuando alguien nos está enseñando. Todo el tiempo estamos aprendiendo y se puede aprender bien o mal, es por eso que el proceso de enseñanza/aprendizaje es tan importante. Si el docente (entrenador) que nos está enseñando nos brinda recursos que nos facilitan la tarea de aprender, nos estimula y motiva, lograremos jugar mejor al rugby.

Si aprendemos a tacklear, correr, pasar la pelota o cualquier gesto técnico, el circuito que activamos atraerá conexiones y neuronas. Cuando los jugadores están haciendo un gesto técnico, mal o bien, se crea un cableado neuronal y el cerebro los activará automáticamente como respuesta cuando detecte que debe realizar ese gesto técnico.

Cuando tratamos de superar una mala costumbre tenemos que enfrentarnos al espesor de los circuitos dedicados a algo que hemos practicado y repetido miles de veces.

Para alcanzar el cambio es necesario lograr el compromiso de los jugadores, debemos motivarlos para que se entusiasmen con la idea de lograr el objetivo del cambio. Ofrecerles alternativas para que experimenten y puedan resolver con las propuestas de este cambio con mejores resultados, lo cierto es que tal vez al inicio no lo hagan bien, por lo tanto debemos proyectarlo a futuro y que interpreten por qué es mejor hacerlo del modo propuesto. Debemos ser prácticos, no debemos dar mucha información de golpe, es necesario que les digamos dónde deben hacer foco en lo que están viendo o les estamos proponiendo que hagan, debemos centrar su objetivo en qué hacer y cuándo, debemos lograr que pongan toda la atención, observación y acción a esa tarea. Así lograremos que tengan una conducta concreta a tratar de modificar.
Cuando comienza a formarse un nuevo hábito más adecuado, en esencia lo que se hace es crear nuevos circuitos que compiten con la mala costumbre. Para que la nueva costumbre adquiera la firmeza suficiente se debe recurrir a la fuerza de la neuroplasticidad. Para lograr un nuevo hábito es importante repetir una y otra vez esa nueva acción.

Si ensayamos esta nueva demanda, los nuevos circuitos se conectarán y cobrarán cada vez más fuerza, hasta que un día haga lo que tiene que hacer y cómo lo tiene que hacer sin pensarlo. En este momento los circuitos estarán tan conectados y serán tan gruesos que el cerebro los activará automáticamente. Cuando se produzca ese cambio, el hábito corregido pasará a ser lo habitual.

¿Durante cuánto tiempo y cuántas veces hay que repetir una acción hasta que se transforme en hábito? Es difícil establecer un tiempo y una cantidad de repeticiones, para todos el tiempo será distinto. Lo cierto es que empieza a programarse desde la primera vez que se practica. Cuanto más se repite mayor es la conectividad. La frecuencia necesaria para que pase a ser una nueva respuesta automática del cerebro depende en parte de lo fuerte que sea el antiguo hábito que vaya a reemplazar.

Es importante considerar que el ensayo mental pone en funcionamiento los mismos circuitos neuronales que la actividad real, por eso debemos sugerir a los jugadores que repasen los movimientos o jugadas mentalmente aún cuando no están en el entrenamiento, porque así también se ejercitan. Con este método se mejora la capacidad de rendimiento cuando llega el momento de actuar de verdad.

El rugby como muchos otros deportes no dependen solo de ejecutar bien un gesto técnico y se repita sin sentido, también requieren que se tome la decisión correcta. Por lo tanto se deben entrenar los gestos técnicos y también ensayar distintos escenarios que exijan a los jugadores a realizar un gesto técnico y tomar decisiones.

Consideraremos el aprendizaje y la toma de decisión como un Ciclo en el que tendremos en cuenta cómo creamos los conceptos mentales para tomar decisiones. El ciclo de decisión plantea que para mantener la comprensión precisa o efectiva de la realidad, uno debe experimentar un ciclo continuo de interacción con el entorno para evaluar sus permanentes cambios. Esta evaluación se basa en 4 ítems que deben repasarse mentalmente antes de tomar una decisión. Cuanta más experiencias se tenga y más variantes de resolución se repitan, este proceso será más rápido y la elección del programa motor para actuar ante esa situación provocará un resultado más eficiente. Por este motivo los entrenamientos deben ser específicos al juego y los ejercicios elegidos deben desafiar a los jugadores a decidir en situaciones reales que lo preparen para el partido. Los jugadores con más experiencia y mayor cantidad de programas elegirán mejor ante cada situación, incluso si se repiten situaciones se anticiparan al acontecimiento. La anticipación está relacionada al conocimiento y experiencia con el entorno y la capacidad para observar, evaluar, decidir y actuar a más velocidad según las situaciones del entorno o los movimientos del rival que le permiten actuar con un programa que ya experimento en los entrenamientos o partidos. Al momento de tomar una decisión en un partido no gana el que corre más rápido, gana el que decide más rápido y se anticipa.

Lo llamamos ciclo de decisión por ser de retroalimentación y revisión permanente, sus pasos son:

  1. OBSERVAR: recolectar información superficial del momento (lugar de la cancha, cantidad de jugadores que atacan o defienden, ubicación los contrarios y de los compañeros, espacio, posición del cuerpo que indica posibles acciones, tiempo de juego, etc.) que me permitan hacer una primera evaluación. Es clave saber observar y leer correctamente ya que es el principio de los pasos del Ciclo de decisión.

  2. EVALUAR: es el momento de cuantificar y calificar en base a la observación las posibles soluciones para dicha situación. Se comienza a pensar en base a las experiencia vividas, una posible solución.

  3. DECIDIR: es el momento de elegir un programa mental y determinar qué hacer, cual será la decisión que tomaremos teniendo en cuenta los datos obtenidos de la observación y la evaluación.

  4. ACTUAR: ejecutar el plan, en este momento se debe llevar a cabo el plan elegido.

Este ciclo de decisión es de retroalimentación permanente y está presente en todo momento. Los ejercicios que se proponen en los entrenamientos deben dar a los jugadores la posibilidad de familiarizarse con este proceso y que en el momento de actuar en la cancha sientan que ya han vivido una experiencia similar, por tal motivo volverán a seleccionar un programa que les haya dado un buen resultado.

Sin embargo los ejercicios no deben ser siempre iguales, deben presentar variantes que desafíen a los jugadores permanentemente con el fin de lograr flexibilidad cognitiva, es decir incentivar a los jugadores a desafíos más exigentes que generen un Ciclo de decisión que los estimule a ser más inteligentes. Para lograr esto debemos plantear cambios en el medio (achicar o agrandar espacios, reducir o aumentar el número de jugadores, realizar un gesto técnico con un fin determinado y modificarlo, utilizar distintas pelotas para el juego, etc.).

La planificación no debe estar pensada en base al ejercicio, sino en qué queremos estimular o qué desafiar con un ejercicio y cómo familiarizamos a los jugadores con el ciclo de decisión para que a través de las experiencias vividas con los ejercicios aumenten su velocidad de resolución y su calidad de decisión. Debemos lograr que los jugadores decidan rápido y bien, que puedan por distintas lecturas lograr anticipación.

 

Nota de Redacción: Fragmento tomado del programa de desarrollo de entrenadores de la UAR: MACKEY M. (2016) Aprender a enseñar, el arte de entrenar, Buenos Aires: UAR, 3-5.

Visto 195 veces Modificado por última vez en Martes, 02 Agosto 2016 18:22

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

twitter share

REFLEXIONES PARA VIVIR MEJOR

"Para ejercer una influencia benéfica entre los niños, es indispensable participar de sus alegrías."
Don Bosco

DBRaguila100x95
ATENEO CULTURAL Y DEPORTIVO DON BOSCO

Asociación Civil – Personería Jurídica Nº 5367

Fundado el 21 de marzo de 1967

DBRreempadronate1 200x200

Botinero Solidario

Resultados

Plantel Superior

Fecha 19: 2/9/2017
DON BOSCO 25 / 0 C.A.S.A. DE PADUA 15 / 0

Fecha 20: 9/9/2017
VICENTINOS 29 / 0 DON BOSCO 20 / 0

TABLA DE POSICIONES

SABIAS QUE?

  • El primer partido de rugby en el que se estrenaría la cazaca del Ateneo Don Bosco se suspendió por lluvia...

    Leer más...

Contactenos

Puede contactarnos dejandonos un mensaje en cualquier momento, por la web o teléfónicamante de lunes a viernes de 18:00 a 21:00 o los sábados de 09:30 a 12:30.

Phone +54 (11) 2062-0539
email formulario de contacto
web www.donboscorugby.com

 

© 2017 Don Bosco Rugby   |  Joomla Templates by Joomzilla.com
Back to Top